hierbita por hierbita

menstruar con plantas: hierbita por hierbita

Si te has perdido un encuentro, o simplemente deseas más intimidad, puedes solicitar los encuentros por plantas, en formato 1:1. También para grupos cerrado, jornadas, etc. Cada encuentro incluye un dossier que recoge la información compartida e incluye algunas recetas, prácticas y lecturas. A continuación encuentras más información acerca de cada encuentro/planta.

La Alquimila: Alchemilla vulgaris

«Capa protectora, maestra de la ternura & suave reguladora hormonal«

¿De qué hablamos cuando hablamos de “menstruación»? ¿Dónde la ubico en mi cuerpo? ¿Porqué menstrúo? ¿Son los ciclos menstruales círculos o devienen espiral? Son solo algunas de las preguntas, a las que nos lleva la Alquimila: como compañera sutil y potente para una diversidad de vivencias a partir del primer sangrado y cuando dejamos de sangrar.

Reducida por la fitoterapia moderna al cuadro clínico de la “leve diarrea”, te invito a mirar la Alquimila más de cerca, sentirla y asombrarte de su creatividad, con la que podemos interactuar desde la menarquia a la menopausia & más allá. «La pequeña alquimista» que da nombre a LA ALKIMILA nos introduce en la contemplación de las plantas medicinales desde sus apariencias y formas. Dimensiones relacionadas con la vida menstrual: ovarios, óvulos & cerebros; la menstruación como toda una vida y la visión holística. Por supuesto, que el encuentro incluye alguna(s) prácticas e información sobre distintos remedios con Alquimila: tinturas, infusiones, aceites, esencias, imágenes y imaginaciones con plantas compañeras.

Milenrama & Anserina: Achillea millefolium & Argentina anserina

«Compañeras para menstruaciones distendidas«

Este encuentro parte de una fórmula para una infusión/tintura pre_menstrual con Alquimila, Argentina & Milenrama. Dado que a la Alquimila se dedica un encuentro entero, aquí miramos más de cerca a las otras dos hierbitas. Nos acercamos a los días (justo antes) del sangrado menstrual, hablamos de dolores, calambres y alegrías, creando universos menstruales ambos/y con ayuda de algunas herramientas simples y dos plantas muy poderosas.

Además, la Milenrama nos llevará a hablar de la práctica de destilar hidrolatos y aceites esenciales. Durante la sesión no podemos llevar a cabo este proceso pero, sí, hablar de las particularidades del aceite esencial de Milenrama y de sus aplicaciones en baños parciales, compresas & (auto-)masajes. Con este último punto en mente, nos damos un automasaje de pies-pelvis y hablamos de su relación con el ciclo menstrual. En cuanto a la experiencia de calambres menstruales es recomendable empezar unos días antes del sangrado con las fórmulas y prácticas que se presentarán. Preparar(se para) la menstruación requiere saber cuándo “me baja la regla”. Hablamos de distintas propuestas de cómo observar el propio ciclo y LA ALKIMILA te proporciona una hoja de registro.

Melisa (o Toronjil): Melissa officinalis

«Abejas, diosas y olor a limón: calmando el útero, los nervios y el corazón«

Melisa, nombre que alude a la palabra griega para miel -melitta-, conexión con las abejas reflejada en el uso antiguo y moderno de la planta en apicultura de mantener la colmena limpia con las propiedades antiobóticas, antivirales y antiácaros de esta planta. La abeja: símbolo de la dulzura (y) de la vida. Luna, abejas, toro, Melisa: la idea de la regeneración periódica; la vida en la muerte, reflejada en la antigua creencia de que la vida, al morir el toro, pasaría a las abejas que de él saldrían. La cabeza del toro, más que símbolo de virilidad, un símbolo del útero con trompas.

Melisa –“melissophyllon”, hoja de abeja– será nuestra guía a través de prácticas con cuerpos, palabras, imágenes & plantas. La Melisa nos lleva a los días (justo antes) del sangrado menstrual, dedicamos otro encuentro más al complejo tema de la “dis_tensión menstrual” en cuanto nervios, calambres, dolores y experiencia social. A partir de su nombre entramos a la historia de la interconexión humana con la Melisa; miramos, tocamos, olemos y saboreamos sus hojas; vemos distintos remedios con ella, sus campos y formas de aplicación durante los años de menstruación y en la menopausia; practicamos a bajar con la percepción al corazón y a relajar el útero y los nervios aprovechando el poder de nuestra imaginación.

En una dimensión anatómico-fisiológica nos acercamos, pues a la musculatura lisa y el sistema nervioso autónomo. ¿Cómo interactúa la Melisa con el organismo humano? ¿Y cuáles son los temas y momentos a los que tú te quieres acercar con más calma? El estrés como “cualquier cambio al que una persona tiene que adaptarse”; el estrés de manejar la vida (menstrual) en sociedades binarias, racistas, capacitistas… Tan potente en su ternura, la Melisa es una excelente compañera para el estrés relacionado con la menstruación y mucho más allá. Nos ofrece calma y serenidad. Pero no hará el trabajo sola, mientras nosotras seguimos corriendo por la vida. La Melisa nos invita a desacelerar y durante este encuentro le hacemos caso, incluyendo una serie de prácticas y pausas.

La Bolsa de pastor: Capsella bursa-pastoris

«encuentros con la sangre menstrual«

Esta es la planta que seguía susurrando a mi oído que empezase ya ya ya con esta serie de encuentros. Y es la planta que nos pide entrar en contacto con la sangre menstrual en bragas, copas y pinturas, coloreando sábanas, enfocando la sangre menstrual como método de diagnóstico y midiendo cantidades, re/creando el significado de “sangrados abundantes” y compartir abundancias menstruales.

Después de habernos juntado un botiquín pre-menstrual con Alquimila, Anserina, Milenrama y Melisa, prácticas somáticas y reflexiones en torno a la dis_tensión, ahora enfocamos los días del sangrado y la sangre menstrual en sí misma: en el sofá, las bragas y la copa menstrual; en libros, expresiones artisticas y anuncios de publicidad; teniendo en cuenta diferentes tabúes, vivencias, colores, texturas, y demás. Por supuesto, que también aprendemos más sobre la planta compañera en sí, cuándo y cómo se usa, dónde podemos encontrarla, etc. Por su poder hemostático, la Bolsa de pastor (Capsella bursa-pastoris, planta conocida tb como «Pan y quesillo») está indicada para la reducción del sangrado menstrual en personas con ciclos regulares. Pero, ¿qué quiere decir ‘ciclo regular’, qué es un ‘sangrado abundante’ y cuándo me debo preocupar?

Se suele hablar de ‘sangrado abundante’ (menorragia o hipermenorrea) si una persona pierde más de 80 ml en total durante los días del sangrado menstrual y/o cuando éste dura más de 7 días. ¿No es tanto como pensabas? Según la experiencia con los acompañamientos en LA ALKIMILA, a menudo, tomar conciencia de la cantidad real de sangre que una pierde, quita buena parte de la preocupación relacionada con la propia menstruación. Relaja darse cuenta de que se trata de menos sangre de la que una sentía y podemos entrar en acción si parece que perdemos demasiada. ¿Perdemos sangre o generamos sangre? ¿Ofrecemos sangre? ¿A quién? ¿Practicas rituales menstruales? ¿Por qué se riegan las plantas con sangre menstrual? ¿Y, de todos modos: por qué sangramos? También entramos a esta dimensión fisiológico-anatómica.

La Artemisa: Artemisia vulgaris

«‘Cuando la cosa queda estancada’: pulsaciones rítmicas & flujos corporales»

De la Artemisia vulgaris se dice que alivia los mareos y los vértigos. Perfecto, porque durante el encuentro volaremos alto con Artemisa, la diosa salvaje e indomable, que le da nombre a la planta: una de las diosas más veneradas de la mitología griega, la diosa helena de la caza, los animales salvajes, el terreno virgen, los nacimientos, que trae vida y muerte, y aliviaba las enfermedades de las mujeres.

La Artemisa vulgaris es una de las plantas medicinales más antiguas y más conocidas en la ginecología con plantas. Su uso no es sin contraindicaciones: no se recomienda tomar durante más de dos semanas seguidas. No está recomendada durante el embarazo/lactancia porque estimula las contracciones del útero; bien puede ayudar con el parto. Entre sus acciones están los efectos analgésicos, antiparasitariaos, anticonvulsivos, antisépticas, antiinflamatorias, calmantes, emenagogas, estimulantes. La Artemisa fortalece la matriz. Provoca y regula la menstruación y reduce los dolores.

La Artemisa nos lleva a los fluidos corporales estancados, entre ellos la sangre menstrual. Compartimos qué (nos) pasa cuando dejamos de sangrar (y no es ni embarazo ni menopausia). Partiendo del término médico “amenorrea” (primaria y secundaria), hablamos también de otros momentos cuando “la cosa se queda estancada”, de posibles causas, del significado de la (an)ovulación, y del (así llamado) “síndrome post píldora”. Ni los flujos corporales ni el ciclo menstrual se pueden reducir a la sangre. Pues, la Artemisa nos lleva también a interacciones planta-organismo humano en cuanto a la retención de líquidos, la digestión lenta y pesada, la estimulación de los riñones, la depuración del hígado y de la sangre.

A menudo, la Artemisa se promociona como panacea, una hierba curalotodo, pero la Artemisa tiene un carácter caliente que transmite al organismo humano, un detalle que se debe tener en cuenta para «lxs tipxs calientes», ya sea por constitución o por otros procesos de tu cuerpo. Su calor se aprovecha y se refuerza al quemar “puros de Artemisa” en la técnica llamada “moxibustión”, perteneciente a la Medicina Tradicional China, ideal para tratar “el frío en el útero”. Veremos la lista de puntos que chequean les terapeutas menstruales para saber si hay frío en el útero y por qué. Y si todo eso parece mucho para un solo encuentro, recordemos que la Artemisia vulgaris también está indicada para el estrés y la fatiga, tanto física como psíquica. Apoyémonos en ella.

El Cardo mariano: Silybum marianum

«Hola hormona, ¿a donde vas? Hígado y menstruación«

PRONTO MÁS INFORMACIÓN

«Las Rubus«: Frambuesas & Zarzamoras

«Las hojas de los frutos del bosque y la corregulación hormonal«

PRONTO MÁS INFORMACIÓN

»»» volver a GINEDUCACIÓN