LA ALKIMILA & yo

LA ALKIMILA Somática, plantitas & com_pasión queerfeminista*

LA ALKIMILA es un proyecto que crea espaciotiempos para acuerparnos a través de la pantalla.

_________________________________________

el nombre LA ALKIMILA

se deriva de la planta Alquimila, Alchemilla vulgaris, la «pequeña alquimista», importante compañera en mis tránsitos de la obsesión teórica a la práctica somática con plantas. La «pequeña alquimista» nos acompaña en todas las actividades de LA ALKIMILA, compartiendo su ternura radical y creativa, desafiando las perspectivas binarias; a la botánica y la vida en general. Esta planta encarna la com_pasión queerfeminista* que pongo en la base de LA ALKIMILA.

–LEER MÀS–

Los programas en grupo, 1:1 y autoguiados ponen énfasis en la presencia y juegan con los usos y experiencia de las tecnologías digitales. Cuerpos & palabras, plantas & imágenes se vuelven herramientas y cómplices para los acuerpamientos de los espacios FEMI*SPA, HERBOLARIA EXPERIENCIAL y GINEDUCACIÓN NO BINARIA.

_________________________________________

Importante: LA ALKIMILA no es un espacio de terapia. Según las regulaciones alemanas no soy terapeuta, ni naturópata, ni herborista clínica. Para los propósitos de LA ALKIMILA, no pasa nada: no todo requiere terapia, y yo me siento mucho más cómoda, segura, útil y eficaz con los oficios de la tallerista, la consejera, la compañera: con compromiso, com_pasión y respon-habilidad.

_________________________________________

yo soy steffi,

como nombre y pronombre. Aquí me ves a través de la pantalla, perspectiva desde la que me verás en los encuentros, talleres y acompañamientos 1:1 de LA ALKIMILA (aunque no siempre con gorrito y escobas, es que aquí estamos en medio de una sesión del taller Marujas, Exquisitas & Feministas).

Incluso antes de nacer me diagnosticaron «mujer», traje que durante mucho tiempo me quedaba grande, mientras ahora me aprieta. No me molesta el pronombre «ella», mientras incluya que la experiencia binaria no me atraviesa. Nací en 1982, en la ciudad de Hamburgo, en el norte de Alemania. Con 20 años tomé la mejor decisión de mi vida: me fui a vivir a Granada «por medio año», y me quedé. Por más de una década hice mi vida entre los montes granainos y (la periferia de) Barcelona. Desde hace unos años ya que estoy de vuelta en mi puerto de origen, vegetando en una cueva urbana desde la que me conecto contigo para los acuerpamientos de LA ALKIMILA.

_________________________________________

En LA ALKIMILA junto mis antecedentes teóricos & artísticos con mis nuevas pasiones:
la Somática & las plantitas.

_________________________________________

Tengo una formación académica en Sociología y un Máster en Estudios de Género. Para mí, el hecho de que no tenga bachillerato porque dejé el instituo para trabajar, tiene la misma importancia. También fui camarera, dependienta, obrera, profesora de idiomas, fanzinera, artista-curadora-investigadora autónoma, activista de cuádruple jornada… Un burnout y la agravación de mis condiciones crónico-traumáticas me llevaron a un lugar absurdo con respecto a mis formas de producir y compartir conocimientos: sabía mucho acerca de la construcción social y visual de los cuerpos, y no tenía ni mínimima idea de cómo funcionaba mi cuerpo. Fue más: ya no tenía ningún sentido de mi propia corporalidad.

por necesidad y con mucha com_pasión,

cojeé al mundo de la Somática y las plantitas, para formarme en naturopatía ginecológica, herbolaria tradicional y moderna, pedagogias de relajación, respiración y Somática, en escuelas alemanas y españolas, en aulas, consultas y a través de la pantalla. Puedo dar y enseñar los masajes wellness a base del TFM (Masaje Terapéutico para Mujeres). Voy a terapia respiratoria y Somatic Experiencing®, y soy alumna de la técnica Alexander. Sigo des_aprendiendo de forma continua con personas y proyectos de distintos lugares del mundo, quiénes ponen el enfoque en politizar estos ámbitos de bienestar, ginecología y herbolaria con miradas decoloniales, no binarias y animistas.

Lo que algún día se pensó como una consulta de naturopatía, se ha convertido en algo mucho más divertido y colectivo: una propuesta abierta a devenir otra cosa con y para cada persona. Personalmente, encuentro sosiego en LA ALKIMILA, un lugar en el mundo y en mi cuerpo que me permite des_conectar y ofrecer acuerpamientos en un espacio acogedor desde la (para mí, necesaria) distancia. Siento que es una parada importante en la que me gustaría re_crear de aquí en adelante, haciendo mutar sus formas & contenidos junto a vosotras.** Siento que en LA ALKIMILA traspasamos las líneas divisorias entre quién aprende & quién enseña, entre quién busca acompañamiento & quién acompaña. De ahí, la propuesta de acuerparnos a través de la pantalla.

** Suelo hablar en la forma con «a» (las, ellas, nosotras…) porque hablo de y me dirijo a personas... hasta que alguien me pida otra cosa.


_________________________________________

Desde Guatemala, Lorena Cabnal explica: «nombro como acuerpamiento o acuerpar a la acción personal y colectiva de nuestros cuerpos indignados ante las injusticias que viven otros cuerpos. Que se auto-convocan para proveerse de energía política para resistir y actuar contra las múltiples opresiones patriarcales, colonialistas, racista y capitalistas. El acuerpamiento genera energías afectivas y espirituales y rompe las fronteras & el tiempo impuesto. Nos provee cercanía, indignación colectiva pero también revitalización y nuevas fuerzas, para recuperar la alegría sin perder la indignación.«

_________________________________________

presencia online

LA ALKIMILA propone lo online en términos de presencias, en vez de dar por hecho que lo online y lo presencial se oponen y excluyen. El hecho de que LA ALKIMILA sea un espacio virtual no (me) quita la posibilidad y las ganas de crear espaciotiempos acogedores, íntimos, cercanos, en los que enfocamos la pantalla como portal que nos conecta, más que como barrera que nos distancia. Aquí, la distancia física abre espacio para estar presente en el propio cuerpo-espacio y presenta una oportunidad para vivir la presencia colectiva de muchas maneras; repensando qué entendemos por presencia(l) en primer lugar.

En LA ALKIMILA, el formato online no se materializa con cursos masificados sin intercambio personal, sino con «actividades presenciales a distancia» + material para la consideración individual. En los encuentros en directo no siempre miramos la pantalla y entr las reuniones nos servimos de la tecnología justa, precindiendo de plataformas (en mi experiencia) sobreestimulantes como los foros, grupos de facebook, etc. En el centro del proyecto está la ACCESIBILIDADcomo práctica continua y proceso ínitmo que requiere una estructura maleable, que pueda cambiar con cada grupo y persona.

_________________________________________

Aquí estamos, la Alquimila, yo, y LA ALKIMILA, para cuando tú decidas acercarte.

_________________________________________