¿Quién?

LA ALKIMILA

se deriva de la planta Alquimila, Alchemilla vulgaris, la «pequeña alquimista», importante compañera en mis tránsitos de la obsesión teórica a la práctica somática & las relaciones con plantas. La «pequeña alquimista» nos acompaña en todas las actividades de LA ALKIMILA, compartiendo su creatividad con sutileza & ternura. Desafiando las perspectivas binarias -a la botánica y la vida en general-, esta planta encarna la com_pasión queerfeminista* que pongo en la base de LA ALKIMILA.

LA ALKIMILA con k y en letras mayúsculas es un proyecto de acuerpamientos a través de la pantalla. Los programas en grupo, 1:1 y autoguiados ponen énfasis en la presencia, y juegan con usos creativos de la tecnología digital. Cuerpos & palabras, plantas & imágenes se vuelven herramientas & cómplices para los procesos de des_aprendizaje a los que LA ALKIMILA quiere abrir espaciotiempos en las secciones FEMI*SPA, HERBOLARIA EXPERIENCIAL & GINEDUCACIÓN.

Yo

soy Steffi. Nací en el norte de Alemania, en Hamburgo, entre bosque de Pinos y el río Elba, que ha influido tanto en mi propio devenir como los montes grana’inos & la periferia de Barcelona; lugares entre los que me moví durante más de una década, y donde en 2011 empecé a dar vida al proyecto El Género como Collage. De 2011 a 2015 formé parte del colectivo Fotógrafxs de Papel en Barcelona y de 2014 a 2015 co-coordiné La Fábrika Crítica/Otra Eskuelita de Foto, espacio de (de)formación transfeminista en Granada.

Me estoy acercando a los 40 y sigo sin comprender «eso de la edad». Ya antes de nacer me diagnosticaron «mujer», traje que -durante mucho tiempo- me quedaba grande, mientras que ahora me aprieta. No me molesta el pronombre ella y los binarios no me atraviesan.

Con com_pasión queerfeminista*, en LA ALKIMILA junto mis antecedentes teóricos & artísticos

con mis nuevas pasiones: la práctica somática & las plantitas.

Tengo estudios en los ámbitos de la Socioeconomía (Sociología política e historia de los racismos), los Estudios de Género (interseccionalidad y metodologías visuales) & la Fotografía (fotoreportaje, fotografía artística, laboratorio, historia de la fotografía). En 2017, la agravación de mis condiciones crónicas, me llevó a un punto desde el cual estudiar y enseñar la construcción social y visual del cuerpo sin tener ni idea de las formas y funciones de los cuerpos, parecía demasiado absurdo. Por necesidad y con mucha curiosidad, empecé a estudiar las bases de anatomía/fisiología/endocrinología, prácticas somáticas y de relajación, herbolaria tradicional y moderna (incluyendo la aromapráctica, la espagiria y las flores de Bach), educación menstrual & naturopatía ginecológica, en escuelas alemanas y españolas, en aulas, consultas y a través de la pantalla. También me formé como masajista wellness a base de la TFM (Masaje Terapéutico para Mujeres) y me sigo formando continuamente de modo autodidacta y con personas/proyectos de distintos ámbitos y lugares del mundo.

Desde 2017 soy alumna de la Técnica Alexander con Marion Steinmann en Hamburgo y con Germana Gómez en Granada. Voy a terapia respiratoria y de Somatic Experiencing. Sigo fumando y considero mi amor por los libros una adicción. Ya no me siento mal si me paso todo el día mirando Netflix y me encantan los días en los que tengo energía para hacer algo distinto. LA ALKIMILA me da la posibilidad de, finalmente, trabajar a otros ritmos y sin la (auto-)presión perfeccionista. Nunca me ha gustado la idea de «ser experta» y me encanta experimentar. Me conecto con vosotras desde mi cama de día y me da alegría cuando os conectáis en pijama. LA ALKIMILA no es teletrabajo, ni es una consulta formal: LA ALKIMILA quiere devenir hogar…

Personalmente, encuentro sosiego en LA ALKIMILA, un lugar en el mundo & en mi cuerpo,

desde donde quiero compartir las lecturas, prácticas somáticas & con plantas

a las que me dedico en la vida cotidiana-profesional.

Siento que es una parada importante en la que me gustaría re/crear de aquí en adelante,

haciendo mutar sus formas & contenidos junto a vosotras.*

Siempre hablo en la forma con «a» (las, ellas, nosotras…) hasta que alguien me pida otra cosa, porque hablo de y me dirijo a vosotras como personas.

opiniones & experiencias

Te cuento que los textos y planteamientos de LA ALKIMILA han nutrido mucho mis reflexiones sobre el tema de la salud y el bienestar. Me muevo profesionalmente en ese ámbito y siempre me he sentido incómoda con ciertos mensajes y con el mismo trasfondo de ese "nicho de mercado". He sentido muchas veces la contradicción de desear y sentirme con el compormiso ético de ofrecer y sostener espacios de cuidado y promoción de la salud pero no pasar por el aro de algunas cosas que nada tiene que ver con mis valores y formas de hacer. Tu proyecto es para mi una muestra de que se puede hacer desde un lugar cuidado, honesto, comprometido, íntegro. ¡Te felicito! - MARI