Imágenes anatómico-ginecológicos

¿Qué sucede con las ilustraciones médicas -por lo demás tan apasionados con su función normalizadora- cuando ubican el cerebro en el pecho y los pechos crecen en la espalda?



En realidad, no pasa nada en especial. El dibujo de la izquierda es una representación típica del ciclo hormonal-menstrual, reproducida con mucha frecuencia. Y, en realidad, el pecho no crece en la espalda, sino fuera del cuerpo. Es más: en realidad no hay cuerpo aquí, solo un fragmento descontextualizado de él.

El hecho de que el cuerpo (ni hablar de la persona) que menstrúa desaparezca en estas ilustraciones no es casualidad, sino el resultado de la historia de los incansables esfuerzos de la medicina occidentalizada por perder de vista el conjunto.

Al preparar las sesiones de GINEDUCACIÓN y en nuestras conversaciones en grupo, choco una y otra vez con este fenómeno, que presenta un obstáculo para el deseo de desarrollar una comprensión más correcta del estado actual de los conocimientos médico-científicos del ciclo menstrual.

El acceso a imágenes anatómico-fisiológicos no fragmentadas es bastante complicado; asunto que, quizás, deberíamos nombrar más a menudo cuando reproducimos cuerpos sin órganos y procesos corporales (y órganos) sin cuerpo.

En ese sentido, me llevo a la GINEDUCACIÓN la crítica que Diane Neumaier expresa del uso que se hace de las imágenes en las publicaciones académicas feministas*, “a menudo, e irónicamente, ilustradas con imágenes sexistas que ‚amamos odiar‘, en vez de hacerlo con trabajos de artistas feministas que hacen intervenciones similares y ofrecerían otros conocimientos.”

En LA ALKIMILA abrimos espaciotiempo para hablar de esas cosas a través de la GINEDUCACIÓN NO BINARIA:

en los encuentros MENSTRUAR CON PLANTAS

los talleres REPENSAR LA ENDOMETRIOSIS y MALETÍN MENSTRUAL,

a lo largo de los ACUERPAMIENTOS 1:1.