flowerpower

Somática, plantitas & com_pasión queerfeminista*

FLOWER POWER

Encuentros con flores de Bach 1:1 y grupos abiertos

Puedes solicitar las sesiones uno a uno de forma continua en el horario que te vaya bien y pagando lo que puedas. El encuentro se realiza por zoom, con una duración aproximada de 2 horas, preparación y correo de seguimiento personalizados + fanzine con mensajes sobre todas las flores de Bach a continuación de la sesión.

En la versión de encuentro abierto, la sesión se realiza por zoom, con una duración aproximada de 2,5 horas con pausa + fanzine con mensajes sobre todas las flores de Bach a continuación.

PAGA LO QUE PUEDAS

PRÓXIMO ENCUENTRO GRUPAL ABIERTO

9 de diciembre, 11:00 CET o 18:00 CET

Se abre un solo grupo, de mañana o tarde, según las preferencias de las personas interesadas.

FLOWER POWER: acción a través de las esencias florales

Habitualmente, esta oferta se realiza en encuentros uno a uno para satisfacer la importancia que el método de Bach da a individualizar cada fórmula floral para cada persona y cada momento (siendo el famoso Rescate el único remedio premezclado). Es justamentente eso lo que hace que las flores de Bach no sean un sistema rígido, pues, la oferta de creación floral de LA ALKIMILA tampoco quiere serlo, así que se ofrece un encuentro grupal abirto de vez en cuando.

AVISO IMPORTANTE
No se trata de una sesión de terapia floral, sino de una introducción teórico-práctica a los mundos de las flores de Bach, con:

· contextualización del trabajo histórico y actual con las esencias florales

· introducción a diferentes perspectivas: inmunidad – espiritualidad – naturopatía – sociosomática

· presentación de algunas flores

· puesta en práctica de distintos métodos para llegar a una fórmula floral

· creación de un mensaje en botella


Enriquecemos la sesión con la visualización La flor de tu corazón. A continuación del encuentro recibes un fanzine autoeditado con mensajes sobre cada una de las flores de Bach.

„Quiero hacerlo tan sencillo como esto: si tengo hambre, voy a la huerta y cojo una lechuga; si estoy asustado o enfermo, voy y tomo una dosis de Mimulus.“

Así describió el Dr. Edward Bach su intención de trabajar con las esencias florales. La intención de la sencillez y la accesibilidad de las medicinas con plantas, hizo que Bach nunca convirtiera en un secreto sus comprensiones de las flores, ni patentó ninguna fórmula. Por el contrario: publicó las descripciones detalladas de cada flor y las instrucciones sobre cómo preparar las mezclas en sus escritos, que -en parte- se difundieron de forma gratuita.

Con los encuentros FLOWER POWER: acción a través de las esencias florales, LA ALKIMILA quiere continuar con este enfoque, en vez de seguir la actual cientificación que convierte las esencias flores en una materia opaca que requiere de expertas y consultas costosas.

Claramente, la historiografía naturista ha hecho de Bach mismo un experto, un genio cuyas intuiciones surgieron únicamente de su alta sensibilidad, sin conexión ninguna al legado milenario de les hierbateres, a la fusión y apropiación cultural, a las consideraciones de plantas de la doctrina de la signaturas, y un largo etc. Con todas las dificultades que pueda tener con la persona del Dr. Edward Bach, su perspectiva y posterior glorificación, el enfoque “hazlo tú misme” del sistema medicinal que constituyó siempre me ha atraído: abre la posibilidad de interactuar con (los remedios de) las plantas de manera simple e intuitiva.

A la vez, es importante subrayar que la peculiaridad de este enfoque radica en su contexto: (la renuncia de) la biomedicina [ver el post a la izquierda del tríptico]. Esta es una de las razones por las que siento la necesidad de volver a situar el sistema específico de las esencias de Bach en su contexto histórico concreto, sin que esto en la práctica nos impida volvernos creativas con los 39 remedios florales … mucho más allá del espíritu que conlleva su apellido de hombre blanco europeo.

La terapia floral de Bach es de estos métodos que se separaron con tanta rapidez de la medicina occidental moderna, que hoy en día apenas los asociamos a ella. Y sin embargo: en sus inicios y personal, no pueden entenderse por separado.

Así, el fundador de la terapia floral moderna, el Dr. Edward Bach (1886-1936), empezó sus estudios de medicina en 1906 en la Birmingham University y los completó en 1912 en el University College de Londres. Fue especialista en patología y bacteriología y “su investigación sobre las vacunas iba bien“, se explica en la página web del Bach Centre, „pero el Dr. Bach se sentía insatisfecho con la forma en que se espera que los médicos se concentren en las enfermedades y hagan caso omiso de la persona en su totalidad. Aspiraba a un enfoque más holístico de la medicina”, con la creencia de que el estado mental podía tener un efecto directo y muy poderoso sobre la salud física. Tal vez por esto se explique cómo, no siendo homeópata, haya aceptado la oferta de un puesto vacante en el Hospital Homeopático de Londres”, encontrando en los escritos de Samuel Hahnemann un camino hacia el tipo de tratamiento natural que buscaba.

Bach buscaba remedios menos dependientes de los productos de la enfermedad que las bacterias con las que había trabajado hasta ahora. Empezó a recolectar plantas y en particular las flores con el fin de reemplazar los nosodes con una serie de de remedios más suaves y la dependencia de los laboratorios científicos con una forma más intuitiva y sencilla. Dejó su lucrativa consulta en 1930 y se marchó de Londres para dedicar el resto de su vida a la consolidación este nuevo sistema de medicina, que hoy en día conocemos como la ‚terapia floral de Bach‘. Cuando murió en 1936, dejó su trabajo en manos de Nora Weeks y Victor Bullen, con instrucciones claras de continuar con su trabajo, manteniéndose fiel al punto esencial de lo que había estado haciendo: la sencillez.

Es esta sencillez con la que enlazamos en los encuentros con flores de Bach en LA ALKIMILA